The Blog

innovation

Acaba de publicarse la tercera versión de la Norma UNE 166002. Este documento que es la referencia de la certifica­ción de Sistemas de Gestión de la I+D+i, norma española, vio la luz por primera vez en 2002. Era la prime­ra experiencia en el mundo en cuanto a un sistema de gestión de la I+D+i completamente nor­malizado, y pretendía potenciar la I+D en un país que necesitaba mejorar en este aspecto.

El resultado fue una norma centrada en la I+D neta­mente tecnológica y muy orien­tada al desarrollo de nuevos productos, en concreto bienes de equipo, que dejaba en cierta manera de lado la innovación. El mismo espíritu se ha mantenido, con ciertas actuali­zaciones, en 2006, versión que se ha mante­nido vigente hasta el pasado mes de mayo.

Centrada en la Innovación

La UNE 166002 fue amplia­mente aceptada desde un prin­cipio tanto en España como otros países que la adoptaron en sus cuerpos normativos sin apenas modificaciones. Este éxito transnacional motivó la decisión de dar el salto al ámbi­to europeo en 2008. Así, se creó el comité CEN/TC 389 Gestión de la innovación, liderado por España, que publicó en 2013 la especificación técnica europea CEN/TS 16555-1 Sistema de gestión de la innovación. Este documento, de carácter infor­mativo, desplazaba el punto de mira desde la I+D hacia la inno­vación en general, tanto tecno­lógica como de otros tipos.

Más ágil y sencilla de aplicar

El desafío de la actual revi­sión ha consistido en fusionar los puntos fuertes de ambos do­cumentos, buscando una norma que proporcionase recomenda­ciones pero también requisitos verificables donde fueran nece­sarios; que mantuviera la soli­dez de los aspectos operativos pero creciera en el aspecto es­tratégico y cultural; que, si bien centrándose en la faceta tecno­lógica puesto que es el objetivo del AEN/CTN 166, abarcase tan­to la investigación como la in­novación, incluso dando pautas que puedan ser fácilmente ex­trapolables a otros tipos de inno­vación no tecnológica. Todo ello, además, focalizado hacia una optimización de los requisitos in­cluidos que la hiciera más ágil y sencilla de aplicar.

Incorpora una capa estratégica

Una de las novedades más signi­ficativas consiste en la incorporación de una capa estratégica que incluye la estrategia de I+D+i. Esta estrategia de­fine el tipo de innovación perseguido, los niveles de novedad en que se quie­re centrar la organización o la posición competitiva que pretende adoptar.

Alineación con los nuevos modelos ISO

Se ha intentado alinearla en lo po­sible con el nuevo modelo común para las normas de sistemas de gestión, que pronto adopta­rán otros sistemas como, por ejemplo, el de la Norma ISO 9001.

Guía para la Innovación

La nueva Norma UNE 166002:2014 in­corpora directrices para estructurar la colaboración con el objeto de trazar los flujos de innovación y conocimiento en un entorno distribuido, en el que abundan los esquemas de colabora­ción, codesarrollo o cofinanciación.

El flujo de caja de las empresas es tal vez la principal consideración en la financiación de la deuda, a menu­do estrechamente relacionada con activos de propiedad intelectual de la empresa. A pesar de ello, estos acti­vos intangibles, en algunos casos re­gistrados como propiedad industrial y en menor medida como propie­dad intelectual, raramente quedan reflejados en los balances de las em­presas. La nueva versión de la UNE 166002:2014 incorpora directrices sobre propiedad intelectual e indus­trial, así como sobre gestión del cono­cimiento. El objetivo es poder gestio­nar adecuadamente el capital intelec­tual e industrial de las organizaciones; esto es, desde la idea hasta el posible registro de propiedad.

Fuente: Revista AENOR digital, mayo 2014. 

innovacion-blog

El proceso innovador en la empresa es aquel que transforma las ideas en nuevos productos o procesos (o en productos o procesos sustancialmente mejorados respecto a los existentes) y cuya razón de ser es, fundamentalmente, ganarle la partida a la competencia y además hacerlo permanentemente.

Sin embargo y a pesar de su importancia, generalmente el proceso innovador (o la innovación en la empresa) no se gestiona con el mismo nivel de exigencia como se hace con otros procesos empresariales, como aquellos que conforman la cadena de valor: marketing y ventas, compras, logística, fabricación, etc.

A continuación se presentan 5 aspectos clave de éxito para potenciar la innovación en la empresa extraídos de la experiencia del trabajo realizado por EQMED con sus clientes.

Tener un fin en mente: implantar la cultura de la innovación.

La innovación es inherente a la empresa, está en su ADN y no se puede confinar a un área, departamento o persona. Para mantenerse competitivo en el tiempo, la eficacia y la eficiencia en los procesos actuales pueden no ser suficientes a medio plazo: hay que generar mejoras significativas, radicales; se debe crear, mantener y potenciar en toda la empresa la capacidad de innovar ya sea en productos, en procesos o,  incluso, en modelos de negocio.

Crear el propio modelo: utilizar modelos de referencia.

La empresa  debe entender como genera la innovación y construir su propio sistema de gestión de la innovación. En este sentido existen diferentes modelos en el que nos podemos inspirar; el modelo la norma española UNE  166002:2006 para la Gestión de la I+D+i (en breve alineará sus criterios con el reciente estándar europeo UNE-CEN/TS 16555-1:2013 EX) es una buena opción de partida.

Implantar una eficaz gestión por procesos.

La gestión por procesos se ha convertido en una herramienta de gestión de gran eficacia. La aplicación de la gestión por procesos a las actividades de I+D+i  simplifica la gestión, facilita la planificación y el seguimiento proceso a proceso, permite repartir juego para no confinar la responsabilidad de  innovar en una persona o departamento, y centrarse en lo importante, en el resultado o producto de la innovación que recibirán las partes interesadas.

Un modelo basado en la secuencia GENERACIÓN DE IDEAS – SELECCIÓN DE IDEAS –  REALIZACIÓN DE PROYECTOS DE I+D+i es, para empezar, un sencillo pero efectivo mapa de procesos operativos de la innovación (cadena de valor de innovación)

Aplicar el ciclo de mejora continua.

Aplicar el ciclo de mejora continua o ciclo  Plan (Planificar) – Do (Hacer) – Check (Verificar) – Act (Actuar) a cada proceso, al propio sistema de gestión de la I+D+i, e incluso al proceso de diseño e implantación del propio modelo en la empresa. Si engranamos el ciclo PDCA a la cadena de valor de la innovación, sólo resta aplicar la fuera motriz del compromiso de la Dirección para acelerar la obtención de resultados innovadores.

Aplicar tecnología BPMS.

El software empresarial para la automatización de los procesos de negocio o BPMS (Business Process Management System) proporciona la máxima potencia a la gestión de los procesos empresariales o de negocio. El software BPMS es el componente tecnológico ideal para gestionar la cadena de valor de la innovación.

Su aplicación a los procesos relacionados con la I+D+i no es distinta y cobra mayor importancia dadas las características del proceso de I+D+i que no se dan en otros procesos empresariales: necesidad de coordinar tareas entre diferentes actores (responsables de áreas de tecnológicas, responsables de proyectos, unidades de I+D+i o comités de innovación, colaboradores, externos, etc.); gestionar gran cantidad de documentos, equipos, recursos, reuniones, validaciones, etc.; disponer información actualizada de la marcha de los proyectos de I+D+i en relación al avance técnico, coste y calendario, para introducir los cambios oportunos incluso la paralización del proyecto de I+D+i, etc.

AUTOR:
Joaquin Visquert  López| CEO EQMED 


Copyright 2014 EQMED, Grupo Ingeniero Consultor S.L.